La Acción desde la No Acción

Hoy vamos a intentar explicar un poco el concepto de la No Acción, es decir, de vivir desde la perspectiva de hacer las cosas desde el no hacer.

Lo primero que debemos aclarar es que la no acción no implica pasividad, sino todo lo contrario, nos basaremos en realizar unas acciones más medidas, más adecuadas y ajustadas a las circunstancias, lo que nos llevará a ser más eficientes en nuestros actos a la vez que reduciremos los niveles de estrés o ansiedad.

Llevando la idea de la no acción a la meditación, cuando hablamos de no hacer con respecto a nuestros pensamientos, nos referiremos a no luchar contra ellos, a no intentar quitarlos de nuestra mente, simplemente llevaremos la atención a ellos, seremos conscientes de ellos, y los “abrazaremos” con compasión. Si queremos conseguir que esos pensamientos no nos arrastren a horas de divagaciones mentales, lo que nos puede llevar a una situación de depresión o ansiedad, dependiendo del caso, solo debemos ser conscientes de ellos, ahí es donde entra la idea de la no acción, es decir, no intento eliminarlos de mi mente, no intento dejar de pensar, sino que solo los miro, con curiosidad, desde la distancia, y éso es lo que hará que los pensamientos poco a poco vayan alejándose y me vaya separando de ellos.

Nuestra mente está preparada para pensar, e incluso debo ser agradecido y alegrarme por tener la capacidad de pensar. Lo único que debemos hacer es no enfadarnos por ello, solo ser conscientes de que pensamos y no dejarnos llevar por los pensamientos, separándonos de ellos al ser conscientes de ellos y del hecho de que yo no soy esos pensamientos, solo son ideas que pasan por mi cabeza de una forma u otra.

Una de las actitudes más importantes durante la meditación es la compasión, debemos ser compasivos con nosotros mismos y eso nos hará ser compasivos con los demás. Cuando sentimos que pensamos, que estamos enredados en esa maraña de pensamientos, ideas y divagaciones, es cuando debemos actuar desde la no acción de querer dejar de pensar, ahí tendremos lucha y nos llevará hacía la ansiedad de intentar dejar de pensar. Solo pasaremos a la no acción de querer dejar de pensar y seremos conscientes de esos pensamientos, los miraremos con compasión, dando las gracias por tener la capacidad de pensar, dando gracias a la mente por ser como es, y con esa actitud de agradecimiento, de compasión, dejarlos marchar. Para ello podemos repertirnos algunas frases mentalmente como las siguientes:

  • “Gracias, yo no soy esos pensamientos”
  • “Gracias, me ocuparé más tarde de eso”

Siempre mirando a la mente como ese niño juguetón inocente, sin enfadarnos con ella, sin recriminarle nada. De esa forma a medida que seamos conscientes de los pensamientos que pasan por nuestra mente y nos separemos de ellos al no identificarnos con los mismos, irán alejándose de nosotros y nos dejarán en calma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .