Todo comenzó ya hace más de 10 años, cuando comenzó a derrumbarse mi vida, en todos los aspectos de la misma. Primero comenzó levemente, para lo que luego vendría, a caer mi sistema de creencias y estado mental.

Debido al desencadenante del estrés laboral comencé a entrar en una fuerte depresión y ansiedad, lo que me llevó a tener que usar diferentes tratamientos médicos y psicológicos. Todo ello me llevó a darme cuenta que había llegado a un punto sin retorno y que tenía que cambiar mi vida, por lo que comencé a trabajar y a buscar alternativas para hacer un cambio de vida, desde mental a físico.

La historia no se acaba hasta que se cierra la tapa del libro

Cuando parecía que todo iba recobrando el sentido, y me iba recuperando de ese estado, con ayuda de terapeutas, libros, cursos… montamos una empresa, junto con mi mujer y una socia. La empresa empezó a despuntar de una forma mágica, hasta llegar a tener 50 personas en plantilla en un par de años. La linea de crecimiento parecía que no paraba, hasta que llego un punto en el que de forma súbita, demasiado rápido, demasiado contundente, todo se fue al traste y en un muy corto periodo de tiempo nos fuimos a la ruina con unas deudas superiores a los 600.000€. La socia desapareció, la directora económica desapareció… quedándonos como responsables de toda la deuda, tanto desde un punto de vista administrativo como privado con los bancos. Lo perdimos todo, salvo nuestro piso que conseguimos mantener a fuerza de duras peleas. La caída fue tan grande que me afecto al ámbito familiar, ya que gran parte de la deuda estaba avalada por un piso de mis padres, que tuvieron que vender para que el banco no se lo quedase. Lo que me llevó de una forma inexplicable a un “enfrentamiento” con mi familia directa, mis padres y hermana, que incluso llego a los tribunales en varias ocasiones.

Todo ello nos llevó a estar en una situación de sufrimiento y dolor interno al encontrarnos en la ruina, sin nada, debiendo muchísimo dinero y yo personalmente apartado de mi “familia”, luchando con uñas y dientes para poder sacar a nuestro hijos pequeños adelante, una recién nacida y otro de 4 años. Desde entonces casi todo han sido puertas cerradas y bloqueos al estar en listas de morosos, y por embargos. Los bancos no nos financian, y los acreedores pedían saldar su deuda a cada poco, quedándonos actualmente con una deuda superior a los 300.000€. Hasta para poder cambiar de compañía de teléfono para conseguir tarifas más reducidas nos echan para atrás la solicitud por estar en la ASNEF.

El camino se hace caminando

Fue en ese momento en el que tirando de toda la teoría y experiencia adquirida hasta entonces, junto con la ayuda de terapeutas, libros, cursos, algunos amigos que se han mantenido ahí en todo momento… comenzamos una carrera para poder salir de un pozo que nos ahogaba a cada instante. Estando con embargos, notificaciones de juzgados, acreedores… montamos un pequeño centro de terapias, donde poder trabajar, poner en práctica parte de lo aprendido en los últimos años y poder seguir aprendiendo y avanzando. Un pequeño centro que durante 6 años luchamos por mantener a flote con unas cifras de facturación insuficientes para vivir con la mínima tranquilidad.

Todo ello, toda nuestra historia, toda nuestra experiencia, nos ha servido para probar “in situ” toda esa teoría que habíamos leído, aprendido y absorbido durante años atrás. Todo ello es lo que nos ha dado la fuerza suficiente no solo para seguir caminando, sino para salir con la cabeza alta, aún siguiendo estando “arruinados económicamente”, por el momento, conseguir disfrutar de la vida y sonreír cada mañana sintiendo la belleza de cada instante.

Aunque nos queda mucho por recorrer, mucho por aprender, es ahora cuando somos conscientes que todo tiene un por qué, y un para qué, y es cuando gracias al empuje de personas de nuestro entorno que conocen nuestra historia, damos el paso a mostrar toda la experiencia vivida, para mostrar a todas esas personas que se encuentran en ese pozo personal, que no solo hay una salida, sino que se puede vivir y ver esa felicidad que todos llevamos dentro, que nos hará disfrutar de la vida y ello nos llevará a un cambio de nuestra situación casi sin esforzarnos en ello.

Esta es nuestra historia, y de momento hasta este punto en el camino hemos llegado.

Ahora toca seguir escribiendo nuestra historia, te ánimas?